viernes, 12 de septiembre de 2008

D.I.L.E.


Día Internacional para la Libre Educación... ¿quién, con la mano en el corazón, no cambiaría aulas y pupitres, por un lugar así?.
Muchas reflexiones me vienen a la cabeza cuándo trato de entender qué tipo de miedo puede llevar a los legisladores, sean de dónde sean, a cambiar el derecho a la educación, por la obligación a la escolarización. Y solo me salen intereses políticos muy feos, nada que ver con los niños, y nada que ver con los procesos de aprendizaje naturales, innatos, libres.
Yo no quiero cambiar el mundo, bastante tengo con el mío propio, jeje, pero sí invito a la reflexión. Los niños no son del estado, y nadie debería tener la autoridad moral ni ética ni legal para exigir un solo tipo de educación. Al estado debería sobrarle con emplearse a fondo para proveer el derecho a la educación con la calidad que los niños se merecen, y a contemplar y regular todos los tipos de educación posibles. Eso, si seguimos creyendo que la escuela debería seguir en manos del estado, claro, cuestión de la que me caben grandes dudas...
El invento de la escuela, en realidad, si lo miramos cronológicamente es tan reciente, que como "invento contra natura" esperemos que evolucione de verdad al siglo XXI, o se condene a las vías de extinción...
(los actos que se realizaron en este día, nos los cuenta Azu con todo detalle, gracias!)
Posted by Picasa

4 comentarios:

marcela dijo...

Los niños no son del estado, y nadie debería tener la autoridad moral ni ética ni legal para exigir un solo tipo de educación

bonita frase Marta!
beso

paloma dijo...

Es verdad, me recuerdo hace unos años, con una energía en casa como la que tienes tu Marta, parecía esto un laboratorio, un centro de investigación....Me comía el mundo!!!! pero en la calle era otra cosa, si alguién me preguntaba que por qué los nenes no estaban en el cole: Bueno, yo..ejem..pienso que...ya veremos...tal vez algún día...
Ahora ya no es así, creo que por esa actitud mía de sentirme segura con lo que estoy haciendo y con la carta de presentación que llevo siempre encima: "mis cuatro chicos" la gente ya ni pregunta.
En casa puedo estar agotada pero que se atreva alguién a meterse con nosotros...Siento profundamente que estoy ejerciendo un derecho natural y me importa un "bledo" lo que opine el Estado, los vecinos o la familia de ello.
Yo no digo que educar en casa sea ideal pues no lo es, pero tampoco es ideal la escuela y nadie se mete con los padres que escolarizan. Que nos dejen tranquilos es lo mínimo que merecemos. He dicho...
Un beso.

MartaSada dijo...

Gracias a las dos, y también me ha gustado tu frase, Paloma,

"Yo no digo que educar en casa sea ideal pues no lo es, pero tampoco es ideal la escuela y nadie se mete con los padres que escolarizan. Que nos dejen tranquilos es lo mínimo que merecemos."

Me la "quedo", jeje. Un beso!

paloma dijo...

Es que ya está bien de aguantar tonterias..¿no te parece?