domingo, 21 de septiembre de 2008

Proyecto GALLETA

Este proyecto nos ha venido también de perlas, porque nos hemos currado una buena galletada, jeje, para ir a pasar la tarde del Sábado con unos amigos.
Cuándo empezamos a repasar los ingredientes de nuestras "galletas estrella", las que más nos gustan y mejor nos salen, las de nueces (por ser de "nogueira da casa"), pensamos en ir comentando lo que nos hacía falta para ver sí sabíamos de dónde salían.

Los huevos. Lo tenemos superado, hemos estado en un gallinero varias veces, hemos recogido huevos de corral, y hemos adorado a gallinas mamás con pollitos.


Las nueces, otro tanto de lo mismo. En la huerta del abuelo Nica hay un nogal, que da muchas nueces (paradójicamente ellos no se las comen), así que haciéndole compañía a las ardillas (esta última semana, al fin! pudimos sacarle una foto a una, que por su lentitud, y gordura, me dió la impresión de ser una hembra a punto de tener ardillitas, o una glotona del quince, jejeje) nos ponemos ciegos de recolectarlas y llevarlas a casa para estas galletas o un pedazo pastel de nueces y zanahoria que quita el "sentío" y pone centímetros dónde ya sabemos, jejeje.



La harina y el azúcar, serán ingredientes "pendientes" de investigar. En Octubre tenemos proyectado un viaje a Burgos, así que intentaremos que vean trigales (los maizales los conocen de sobra, pero no utilizamos en esta receta harina de maíz), y en cualquier momento nos escapamos a un molino para que vean como funcionan.
Nos quedaba la mantequilla, jeje, y se nos dió por hacer un experimento con la Thermomix... un poco fallido, jeje...




Bueno, pues, manos a la obra!!

Primera condición para elaborar unas buenas galletas: tres cocinerillos de buena gaita, jeje!! Con manos limpias y delantalillo (estaba nuestra adorada prima Paula en casa, y la adoptamos para el proyecto).



Pelamos 100 gramos de nueces. Las trituramos y las reservamos. (Por cierto que hace poco nos enteramos que las cáscaras de nueces son muy buenas para echar al fuego de las chimeneas, que conservan el calor como tizones, así que como los amigos de la merendola del sábado tienen chimenea, se las guardamos y se las llevamos con todo el cariño, jeje). (Otra anotación para Meninheira, el abuelo Nica les llama "carolas" a las nueces, ¿lo habías oído antes? yo siempre pensé que eran "noces"...). (Y el último triste punto sobre esto, es que el nogal del abuelo está enfermo. Se aprecia un poco en la foto de la ardilla. Han estado consultando y parece que es una enfermedad, el mal del nogal, que les entra y no tiene solución, el árbol muere en unos meses...si alguien sabe algo? El síntoma es que las hojas están muy feas, medio verdes medio marrones... a ver si por lo menos somos capaces de plantar algún hijo...).




Ponemos en un cuenco grande 300 gramos de harina, 170 gramos de mantequilla (no el batido de nata que nos salió en el experimento, jejeje) a temperatura ambiente, un huevo, 125 gramos de azúcar, y las nueces peladas. Removemos, removemos, removemos con las manazas fuerte, fuerte, hasta que se queda la masita bien conjuntada. Dejamos reposar esa masa envuelta en un papel glass, un rato (diez minutos).

El siguiente paso es el que más "mola", por supuesto. Con nuestros moldecillos de plástico con formas navideñas (nuestra tradición galletera viene de aquellas fiestas, jeje), vamos aplastando la masa y haciendo las formas, para poner en una placa del horno, previamente espolvoreada con un poco de harina. Solo hemos tenido un pequeño problema, mis tres Arguiñanos de lujo, se pirran por comerse la masa cruda!!! y he tenido que ponerme seria para mantenerlos a raya!!! hay que ver! jeje...

Solo queda hornear (mmmm hay que ver ese olorcillo....), de 15 a 20 minutos a 160º...


En cuánto están tostaditas, se deja enfriar un poco la placa y ya están listas para desemplacar, y poner en una hermosa lata reciclada, por capas, espolvoreando de azúcar en polvo ("nieve" como le llaman los cocineros de postín que tengo en casa, jeje).


Eso sí. No puede haber mayor placer después de una intensa "galletada" que poner la lata abierta encima de una mesa, con unos aromáticos tecitos, y que todo el resultado de nuestro esfuerzo "vaya desapareciendo" poquito a poco...jejeje. Mmmmm...



8 comentarios:

Meninheira dijo...

carola! qué bonito nunca escoitara é de investigar ;)

O da nogueira podedes preguntar na Misión biolóxica que son como os médicos das prantas ;) http://www.mbg.csic.es/ coñezo moita xente que chama ou vai lá a preguntar.

MartaSada dijo...

Gracias por ese enlace, Meninheira, si logramos salvarlo, sería la bomba!!

amigos homeschoolers dijo...

Como siempre, un proyecto preciosos, estirándolo un poquito más apra que realmente cunda :-D
Muy bonits las fotos, los niños están guapísimos, y las galletas tienen muy buena pinta.
Yo también quiero la Thermomix!!!
Besos

Javi dijo...

Doy fe de que las galletas salieron muy buenas :)

MartaSada dijo...

Jeje, Azu, doy fe que es el mejor regalo que me han hecho en mucho tiempo. Me la regaló un tío mío que la usó durante años en su negocio de comida para llevar, y que al retirarse pensó en mí y mis churumbeles, eso es un peazo tío!!, jeje!! la verdad es que al principio como no la conocía estaba reticente, otro trasto más en mi estrecha cocina... pero ahora que le he pillado el gustillo es una pasada...(me he visto haciendo cosas que nunca en la vida pensé que me quedaran como de restaurante, jejeje).
Ya ves que el papi de Paula da fe que las galletas estaban de rechupete, jejeje.
Es un pastón, creo, porque mis hermanas la "degustaron en acción" y no se pudieron resistir y se compraron una, pero estan encantadas también.
Besos!!

amigos homeschoolers dijo...

Juan está eticiente por la pasta, por si después no la uso, etc, pero yo me la voy a acabar comprando ;-)

Bajo el diente de león dijo...

Sí que tienen buena pinta, sí... Y los cocineros son muy guapos ;)
Un saludo.

mariajose dijo...

Que pinta tienes las galletas, jo que pena no haber podido participar en este proyecto
besos