sábado, 24 de septiembre de 2011

Carrilanas caseras.

Una tarde cualquiera, una llamada de teléfono, unos amigos, y se improvisa una bajada de carrilanas de todo tipo, a pié, sobre ruedas, o a caballito. Esas tardes, todos queremos que no se acaben nunca...










1 comentario:

Lídia dijo...

Y que bien que os lo pasáis siempre, da gusto veros!!!! Besos from Bar Cel Ona!