miércoles, 14 de mayo de 2014

La huerta en Abril.

No nos cabe duda que la huerta da subidón, jeje. Cada vez que llegamos y empezamos a ver como crece todo, como va dando sus frutos, los ensayos errores, ensayos aciertos, es una alegría inmensa.
Aún no tenemos mucha experiencia, y la organización de los bancales, lugares de sol y sombra, ubicación del compostero, etc, nos cuesta, pero poco a poco vamos viendo como componerlo.



Hemos estado comiendo escarolas, y Hadri se plantó cuarenta lechugas, entre rizadas y de hoja de roble, que ya apuntan muy bien. Los repollos en cambio, no dieron repollo, pero sí una buena cantidad de xenos.




Los grelos florearon de amarillo, y hemos estado viendo para poder tener semillas, las caléndulas están en su máximo esplendor, y nos hemos aventurado a hacer aceite de caléndula (estupendo para los masajes para después de las duchas, cuándo venimos de duros entrenamientos), y las habas verdes, o "fabas lobas" o "zocas" que les llaman por aquí, han salido enoooormes para regocijo popular, jajaja.



Hemos aprovechado que una amiga nos ha regalado esquejes de hierbabuena, menta chocolate, orégano, y tomillo limonero, para montar un pequeño bancal de aromáticas, con el tomillo, romero y citronela que ya teníamos nosotros. Nos ha quedado muy chulo, y han prendido todas las ramas!



Por la parte de abajo, los guisantes han crecido una barbaridad, las patatas también, y tenemos media docena de girasoles con una altura considerable, además de cebollas, lechugas y brécoles. Mayo se prevee como otro subidón, con todas las solanáceas, tomates, pimientos, berenjenas, etc. Esto que empezó de chiste, va viento en popa!



1 comentario:

chus la gallega dijo...

pues habrá que ponerlo en el mercadillo pa "hacernos" ricos...jajaja