jueves, 26 de marzo de 2009

En casa (VIII Carnaval Educacion en Familia)


Cuándo Marta me dijo que dejaba el curro, jeje, ni por la imaginación se me pasó que sería para convertirnos en padres 24 horas. Y la verdad, es que si era yo el que trabajaría fuera, soñaba con una vida mucho más relajada, jejeje.
¡Qué tiempos!
Cuándo Marta me dijo que profundizando en nuestra trayectoria familiar, consideraba una excelente opción desescolarizar a los peques y quedárnoslos en casa, para ocuparnos de su educación, directamente, entré en estado de pánico. Incluso al principio, me negué rotundamente. No entendía nada ni sabía que existía una opción así, y el tema legal, aunque perfectamente salvable, pesaba como una losa, solo imaginar que podrían llevarnos a juicio por eso, me tuvo un tiempo si pegar ojo.
Pero Marta, con su "suave cabezonería" jeje, no sé bien cómo lo hace, pero acabó convenciéndome, me pidió simplemente un año de prueba, y la realidad ha superado con creces cualquier expectativa. Pasamos tantos momentos de juerga con los peques, y yo les veo tan bien, que lo demás ha quedado en el olvido.
Mi papel también lo hemos ido definiendo poco a poco, con el día a día. Si estoy libre por la mañana, suelo encargarme de las compras y los recaditos, y de sacar a Elisa al parque (es la que más les boicotea los trabajos, jeje, se mete por el medio, les tira con los materiales, les revoluciona todo, jeje). Si estoy libre por las tardes, me encargo de repartir la tarea de llevarles a las actividades, o de acompañarles a la playa, o a la cancha.
En cuestiones académicas no suelo colaborar, por falta de tiempo (y de paciencia, jeje), pero me tiene fascinado lo curiosos que se han vuelto, las preguntas que hacen, jeje, lo que razonan, las charlas. De broma Marta que me llama "el libro gordo de Petete", jeje, porque cada vez que hacen una pregunta, me esfuerzo por contestarles demasiado ampliamente para su edad, jeje.
Bueno, para no enrrollarme más, decir que no sabemos dónde nos llevará este proyecto, la verdad. Nos hemos comprometido a que la felicidad de los peques esté por encima de cualquier otra cuestión, y si eso significa que en algún momento quieran volver al cole, lo harán. Pero visto lo visto, jeje, tengo grandes dudas de que ese sea su deseo inmediato. Gracias por esta idea!
Posted by Picasa

7 comentarios:

Marvan dijo...

qué gracia leer a los papas y es curioso que les suele costar un poco más la idea que las mamas jeje.

Silvia dijo...

Marta, que buen padre para tus hijos te conseguiste :D Que gusto leerlo tan feliz y convencido de la educacion en casa. Como une a la familia esta experiencia. Ahorita le enseñare a mi esposo su nota, le va a gustar mucho.
Un abrazo!

Epysteme dijo...

Maravillosa aportación.
Un beso

paumon dijo...

Hola Marta! Gracias a los dos por participar en el carnaval. Da alegria ver que no haces el camino solo!
Hasta pronto!

Lola dijo...

¡Aúpa ese Cejas! Quien nos lo iba a decir cuando le cayó el mote...

MartaSada dijo...

Sí, Marven, es cierto que a veces les cueta mucho, pero no a todos, te sorprenderías. Hace poco en una charla que dí sobre el tema en una asociación vecinal en Coruña, vino un papi que hacía un año que había dejado de trabajar para atender a su niña de un año y medio, y se planteaba seriamente educarla en casa... pues, jeje, tendría graves problemas con la mami, ya lo preveía él, porque ella era profe! así que ya ves que variedad!!
Bueno, Silvia, tampoco es así todo, jeje, ya sabes que en los blogs nos empeñamos en enseñar la cara "amable" del asunto, jeje pero la realidad es que la convivencia es más dura e intensa que eso.Buenos padres o malos padres... nuestros hijos dirán, jeje, y no creo que acertemos en todo, jeje.
Gracias Azuuu!! que se anime ese Juan a contarnos algoooo!! jeje
Hola Paumon, gracias por comentar, quiero ver como queda este carnaval, tengo mucha curiosidad, jeje porque seguro que es muy "revelador", jeje.
Lolaaaaaaaaaa, que tu ya sabes que yo soy la negra del cejas, jajaja. Te lo imaginas a él, sentadito ante el teclado, filosofando??? pues eso, jajaja. Beso guapa!!

Lola dijo...

Sí, ya sé que él no tiene esa fluidez de verbo, pero recuerdo los principios de esta historia y los comparo y puff... Que gracias a tu "suave cabezonería", que si no...