jueves, 13 de agosto de 2009

Pero, mamá.....

Nos pareció muy buena idea apuntar a Hadrián y Lidia a un campamento urbano, que duraría cinco días, en Agosto. El horario era de 10.30 a 17.00 y uno de los días harían senderismo, otro de los días irían a una playa, y el resto de días, multitud de actividades, la mayoría al aire libre (aunque algunas no fueron así , por el mal tiempo, pero bueno.
El caso es que día a día venían contentos, muy cansados, contando varios juegos nuevos que habían aprendido, o la conversación que habían tenido con tal o cual niño, o el nuevo deporte que les habían enseñado, o el menú que les había tocado en la comida.
El viernes terminó y les dieron un diploma y unas manualidades muy chulas que estuvieron haciendo. Vinieron muy contentos.
Cuándo llevé a Hadri a la cama, por la noche, le dije que podía dormir todo lo que quisiera, que ya se había terminado el campamento. Él me miró, ya con cara de mucho sueño, y me dijo, "¿sabes mamá? me lo pasé genial en el campamento urbano, pero el año que viene, no quiero volver." Me extrañó mucho, y le pregunté porqué.
"Porque no nos dejaban jugar más que diez minutos en todo el tiempo".
Y le contesté si no se suponía que estaban haciendo juegos con los monitores casi todo el rato.
Él me miró lánguidamente, con esa mirada de "tía, no te enteras", y me contestó, "Pero mamá, eso, no es jugar...".

5 comentarios:

Jacqueline dijo...

Pues tiene razón. El juego no puede ser dirigido, sólo es juego si es libre.

Felicita al crío por su decisión.

Besos:

Jacqueline

Mundo de Ariadna dijo...

maravilloso!!!!que sabiduria en esas palabras

Ipe dijo...

¡¡Alucinante!!

Ale dijo...

Y luego andamos buscando ese tipo de conceptos en los libros de crianza y de educación...Si sólo supieramos escuchar a los críos como tu lo has hecho...

=D

quién dice que los hijos vienen sin libro de instrucciones...lo malo es que hay que aprender a leerlos...

Un besote.

MartaSada dijo...

Por eso os lo cuento, guapas!! Porque es cierto, que tiene toda la razón, es cierto que sus palabras están llenas de sabiduría, es cierto que es alucinante, y es cierto que nos pasamos media vida intentando llegar a realidades a través de la lectura, la "abstracción", y resulta que todo está ahí, delante de nuestros ojos!!

Un beso!