domingo, 2 de enero de 2011

¡Empecemos bien el año!


O por lo menos con una sonrisa. Viendo a mi Elisa, que toda seria dice que de mayor quiere ser payasa, jajaja...es imposible no sonreir.
Este año que se va, nos ha traído tanto, pero tanto aprendizaje en estado puro, que ahora mismo, incluso necesitamos un largo período de tranquilidad vital para asimilarlo.
Hablo de ellos, pero también hablo de mí.

En este año, si nos quedaba alguna duda sobre que el respeto a los ritmos, FUNCIONA, ya se nos ha quitado de cuajo. No es fácil vivir con la presión social, y con las metas de los demás, las programaciones, los "expertos de salón" que tanto saben sobre lo que debe saber un niño en cada edad, cuadriculadamente, y con esos "padrazos" en los que su mundo gira alrededor de "los deberes"... pero lo hacemos, y sonreimos. Sonreimos porque nosotros vivimos con la verdad a cuestas, con la nuestra, con la de nuestro día a día, que es nuestra verdadera "religión", y sabemos que el que no lo ha vivido, no está en iguales condiciones para entenderlo.
Y así, con nuestros preciosos ocho años a cuestas, hemos aprendido a leer. Y no paramos, porque entendemos lo que leemos con una madurez estremecedora. ¿Porqué la prisa? Si ahora es cuándo saboreamos cada palabra, cada frase... esos tochos del Capitán Trueno, esos titulares de periódico, ese Mortadelo y Filemón... todos los días, a todas horas, sin que nadie le obligue, sin que haya "horas establecidas para leer"...

En este año, además, hemos aprendido sobre las palabras, hemos aprendido sobre los gestos, hemos aprendido que las palabras y los gestos son fundamentales en el día a día. Nos duele y nos molesta cuándo nos dicen malas palabras y malos gestos, y asi debemos procurar no hacerlo nosotros tampoco. Y hemos aprendido que expresándonos, y contando lo que sentimos, desde la tranquilidad y la serenidad, se llega a entender al otro. No siempre nos sale, pero lo hemos aprendido.

Nos queda tanto por seguir aprendiendo, tanto. La esencia humana es tan rica en matices, que eso nos hace llenarnos de energía para seguir en ello.

Puede que el 2011 nos traiga muchas novedades, esperemos que en todos los ámbitos, incluido el "legal" con ese posible sobreseimiento porque a la Justicia, le deben faltar muchas pruebas para seguir acusándonos de "abandonar a la familia"... y en el de "preservar las libertades individuales" porque al Estado le deberían estar cayendo todas las familias del mundo encima por estar "sentenciando" que los niños pertenecen al Estado más de seis horas al día... Esto, señores del Tribunal Constitucional, sencillamente, no se hace. Los niños se merecen algo mejor.

¡Levantemos las copas, entonces, para empezar bien el año, y por favor, con una hermosa sonrisa!

6 comentarios:

♥ meninheira ♥ dijo...

Feliz año Marta!

Un besiño muy grande :*

educandoenlacasa dijo...

Muchos parabienes para uds este 2011, que se haga justicia, que sigan aprendiendo y que, esta aventura de educar caseramente siga dando tantos frutos.

Olga dijo...

Soy una gran seguidora de tu blog. Hemos empezado nuestro camino de educar en casa, no sabemos cuanto durará, ni dónde nos llevará, pero sabemos que es el camino correcto. Un abrazo para tu familia y sobretodo para tí.

MartaSada dijo...

Muchas gracias a las tres!! que si, hombre, que el año 2011 va a ser espectacular, que "lo sé".

Bienvenida, Olga, y si tienes blog, ya me contarás para seguiros también. Mi blog es muy caseriño, pero a mi me evita muchos correos electrónicos contando como nos va, y mira, de vez en cuando, poder difundir cosillas interesantes. También es un reto a la creatividad, pero esa, por falta de tiempo, la tengo un poco marchita, jajaja... meta para este año, regarla a manos llenas!!

mis hijos mis maestros dijo...

Compartimos brindis, Marta.
Tus palabras reconfortan.
Como bien dices, no hay prisa.
Por suerte ellos son sabios y saben guiar a aquellos padres dispuestos a escucharles.
Un abrazo.

lalit dijo...

Yo también alzo mi copa en tu brindis, Marta! Para agradecer todo lo que aprendimos en 2010 y desear que 2011 nos lleve más cosas aún... Y, sobretodo, yo alzo mi copa y deseo ese sobreseimiento ya!!!

Por cierto, me encanta el nuevo look del blog... Ese azul cielo, del agua del mar de algunas playas poco profundas.

Un abrazo!