domingo, 28 de agosto de 2011

Hermanamiento Berciano pallá.















Este verano tuvo doble dirección. Nos fuimos a pasar unos días con los amigos para Ponferrada, y disfrutar del verdadero calor veraniego, y después se vinieron ellos para aquí, a disfrutar de las playuquis y el mar.
Como no estamos acostumbrados a las piscinas (y menos a piscinas dónde se nos deje jugar, tirarnos y disfrutar a gusto) nos sorprendió mucho y nos encantaron, las Piscinas de Carracedelo, con áreas totalmente pensadas para jugar, disfrutar y salpicar... No les faltaban detalle. Amplios campos con árboles para tumbarse, zona para niños muy pequeños, toboganes, cascadas, y hasta zona de yacuzzi, jajaja.
Los cangrejos marinos disfrutamos por un día completo del cloro y el sol, jajaja, y hubo quien se pasó, literalmente, seis horas en el agua, sin parar... así quedamos al final... Carracedelo, bien vale un chapuzón!!

2 comentarios:

Lídia dijo...

La verdad es que, por lo que se ve en las fotos, es un espacio muy distinto a los típicos parques acuáticos. Tanto verde y tan poca gente, ¡qué gusto! Pues ná, a aprovecharlo al máximo que el otoño ya prontito nos llama a la puerta,... Besos from Barna! :)

MartaSada dijo...

Si, para ellos, que les dejasen salpicar, tirarse "a lo bomba", etc, fué todo un lujo!
De hecho me están pidiendo seguir yendo a la piscina por el invierno, pero ya será otra cosa, y no sé si les gustará tanto, jeje. A mi me encanta el otoño, no lo voy a negar! jaja.