domingo, 1 de junio de 2014

Anna en casa, paseos, charlas, y títeres en acción.

Hablar de Anna Dragow es en primer lugar hablar de una amiga de esas que podemos llamar "del alma". Vivimos lejos, pero nos sentimos tan cerca, que cada vez que tenemos la escasa posibilidad de "saborearnos" en persona, es intenso.

Anna es titiritera de profesión, y como ella dice, "aprendiz de niña". Su posición al lado de las personas niñas, es clara, y para mí fué un placer absoluto tenerla una semana conmigo. ¡Qué lujo disfrutarla!.





Con cualquier objeto es capaz de moverlo y hacértelo sentir como si estuviese vivo. Anna es pura pasión y entusiasmo.
La verdad es que los cangrejos la sometimos a demasiada agenda, jeje, y las kanguras la vampirizaron para varios eventos que contamos en el blog de la asociación (charla sobre los textos de Casilda Rodrigañez, y un taller de títeres relacionados con el tabú).

Pero aún hubo tiempo para paseo por Compostela, o algo de meredola por el río, y despedida en Pontedeume.





1 comentario:

Laura Mascaró dijo...

¡¡Qué envidia!!

xDD