lunes, 8 de agosto de 2011

Compartiendo...














Para mí, no hay nada mejor en los altos y bajos que puede provocar nuestro indefinido estilo de vida, que el ir encontrando tanta buena gente por el camino. Y sobre todo, el lujo que es poder compartir en el pleno sentido de la palabra. Por eso, cada vez que hacemos las bolsas de viaje para movernos, las llevamos cargadas de buenos deseos, de conversaciones desde el corazón, y de risas compartidas. Estuvimos unos días con Elsa, David y Marco, y con todo lo que conlleva vivir unos días de plena libertad, tanto de movimiento, por el precioso pueblo de San Salvador dos Penedos, como de pensamiento, compartiendo tanto que tenemos en común y aprendiendo tanto de ellos. Solo bajar a O Rexo para estar la mañana con los burros, es para nosotros toda una aventura (este año además, con el calor, añadida con un baño en el río).
También tuvimos en placer de compartir con Pilar, Eloi y Estrela, otra familia encantadora y dulce. Y ese paseazo entre montes, dónde nos llevamos a Douro, el burro blanco, y fuimos seis adultos, cinco niños y seis perros, jajaja, ¡todo un espectáculo! (tened cuidado, allí te dicen vamos a dar un paseito, y te tiras tres horas caminando entre bosques, con la lengua de fuera a cuarenta grados, jajaja, los orensanos son así y a nosotros nos pesa el culo, jajaja).

3 comentarios:

Lídia dijo...

Que envidia más sanísima me dais!!!! Y que fotos tan lindas y expresivas!!!! Gracias por compartir tanta guayez y alegría!!!!

MartaSada dijo...

Bueno, dicen por ahí que la envidia nunca puede ser sana, jajaja. Pues cuándo quieras, haz maletas y nos conocemos y como bien dice el post, compartimos!! para nosotros, el contacto con la naturaleza, y con los amigos que viven de forma tan natural, simple, y enriquecedora para el espíritu, es fundamental, y cultivamos esa amistad todo lo que podemos. Un saludo!!

Lídia dijo...

Muchísimas gracias por vuestra hospitalidad y no digo que no aunque, ahora, no pueda. Nuestra casa también esta abierta, para vosotros, cuando os apetezca un bañito o una excursión por las costas del Mediterráneo o por la montaña Montserrat que está cerca de casa, entre otras cosas bellas de las que tenemos por estas tierras de aquí. Besos!