martes, 8 de enero de 2013

Polo Nadal, frío cordial.

Una siempre piensa que los meses de frío y lluvia serán mucho menos intensos en actividad, más recogidos, y caseros, pero esto no ocurre con Diciembre, y O Nadal. Siempre es un placer estar llenos de visitas, de compartir, de encuentros y los ratitos que el sol bajo y escaso nos deja, airearnos a gusto en nuestros lugares llenos de tesoros naturales.

Pero aún así, hubo mucha actividad navideña doméstica, ¿a quién no le gusta darle un toquecito de adornos entrañables?. La verdad es que "vivimos de rentas" ya que la mayoría de adornos navideños, los hemos "currado" otros años, las letras de buenos deseos, el calendario de adviento, las campanas del árbol. Este año solo hemos aportado un nuevo Belén, con motivos playeros, que la verdad, ha causado furor entre invitados varios, jejeje.





Por supuesto, volvieron las largas sesiones nocturnas al calor del fueguito, y las galletas caseras, mmmm, este año nos atrevimos con las short bread escocesas, y la verdad es que no se nos dieron nada mal.



El primo Mauro estuvo de cumpleaños y lo celebró por todo lo alto, invitándonos a nosotros y a todo su equipo de fútbol! las tartas también festejaban su equipo, el Marino F.C. y el tio July tuvo que ayudar para colocar la piñata, menos mal que hay tios julys en la vida, jajaja.




Con la Asociación Kanguras, pudimos disfrutar de otro de los estupendos talleres de Marisilla, de Reciclín Reciclán, dónde siempre nos aporta numerosas ideas para hacer con material reciclado, y lo contamos por AQUÍ.


Las actividades de las kanguras siempre suelen acabar con comidas compartidas con las familias que les apetezca alargar el día, y de esta vez, que llovía mucho, acabamos en un centro comercial que al menos sirvió para que Papá Noel supiera de nuestros deseos...


De cita en cita, nos apuntamos a pasar un "domingo de xogos co atletismo", y lo contamos por AQUÍ.  Siempre es un placer que el deporte se presente como un juego, y los deportistas se lo pasaron en grande.



Hubo que reponer fuerzas con un poco de días caseros, antes de ponernos con la recta final del mes, llena de fiestas y zampas.


Fiesta de Navidad del Club Atletismo Sada, una merendola de categoría.



Reunión comida entrañable con las tres familias con las que compartimos el día a día de Crecer en Libertad Galicia (mil gracias a la familia de Irina y Florín por ser siempre tan acogedores).




Vino español con nuestra familia-hermana, los Crocker Caravaca. Tantos momentos del año compartidos, que la navidad no podía ser menos. En la empanada casera, las iniciales, FNFC, Feliz navidad Fernández Crocker, jajaja, detallito sentimental, jaja. Elisa se pasó toda la mañana preparando regalitos reciclados. De paso conocimos al nuevo miembro de la familia, Nico, que le ha venido a hacer compañía a Sacha, la perra de la casa.





Y de festa en festa, llegamos a la Nochebuena... momento especial con el abuelo Antonio y los tíos Belén, Paloma, y Yago. La verdad es que pasamos un rato muy divertido, el abuelo se "llenó de orgullo y satisfacción" viendo que su estofado de buey, plato estrella de la noche, estuvo de rechupete para todos, niños incluídos. Y el tío Yago, con un par de riojitas se animó a hacer las veces del famoso Santa, con barba de espuma de afeitar que chorreaba, para despiporre del elenco infantil, jajaja.






La comida de Navidad la guardamos siempre para Luisa y Míriam, otro entrañable momento dónde también nos sirven una comida llena de amor, buen rollo y tranquilidad casera.


Pero este año, el propio día de Navidad nos deparaba una sorpresa. A lo largo del año, hemos ido estrechando lazos con nuestros amigos del Barbanza, y resultó, que nuestra querida Chus, cumplía años el mismo día 25. Así que como somos de esa raza que llevan a fuego aquello de "si tu me dices ven.... lo dejo todo", jajaja, Chus nos dijo, venid a cenar, y para allá que nos fuimos. A pasar unos preciosos, inolvidables y entrañables dias en Palmeira, desfogándonos en playas, recogiéndonos en hermosas y cálidas conversaciones con los amigos de Málaga que estaban de visita, celebrando cumples, y haciendo una miniescapada turística al Castro de Baroña. No se puede pedir más!















Ya se nos echó el nuevo año encima y hubo que volver a casa, para que no se quedase demasiado fría, y empezar el año con el sabor de hogar... 




2 comentarios:

chus pena dijo...

Parece que el "fueguito" se está haciendo imprescindible en estos miniencuentros. Ya lo sabes: sin motor, sin alas, sin combustible...el cohete voló!!!!!!

lalit dijo...

Hola!!!
Hoy recordé que hacía mucho que no pasaba por aquí. Y como siempre, me marcho alegre y emocionada de ver a tus niños tan mayores, preciosos, felices y estupendos...

Y esta vez añadiré que estás guapísima con el pelo largo, así que no te lo cortes!!!

Un abrazo con mucho cariño, lalit